Elementos de un cuadro sinóptico

La elaboración de un cuadro sinóptico es muy sencilla, pues la cantidad de elementos que lo conforman son precisos y ajustados a la necesidad de la persona, por lo que no se confunden y su uso está claramente demarcado.

¿Para qué sirve un cuadro sinóptico?

A continuación, explicaremos cada uno de los elementos que componen a un cuadro sinóptico:

Corchetes y llaves

Suelen incluirse para denotar la importancia de lo que se está expresando en el cuadro, ya sea resaltar la idea principal, definir las ideas secundarias o los complementos.

  • Deben elaborarse con claridad para darle sentido a lo que se quiere expresar y no confundir las ideas.
  • Son usados por lo general en los cuadros sinópticos horizontales.

Figuras geométricas

Su uso es mucho más amplio que los corchetes y las llaves debido a la variedad de figuras geométricas existentes.

Por lo general se selecciona una para cada elemento, es decir, una para el título principal, otra para los títulos secundarios y otra para los complementos.

  • Se implementan con frecuencia los cuadros, rectángulos y los círculos.
  • Son usadas principalmente en los cuadros sinópticos horizontales, pero se ha visto su implementación en algunos cuadros sinópticos verticales.

Las líneas

Se usan básicamente en los cuadros sinópticos verticales para mostrar la relación existente entre las ideas y para organizar el contenido de una manera más estilizada.

El color

Puede que no sea del todo un elemento, pero es muy relevante dentro de la elaboración de un cuadro sinóptico, pues ayuda a identificar o resaltar las ideas principales de las secundarias y los complementos.

Además, si se le agrega color a las líneas le da un mejor sentido a la relación que quiere establecerse con su uso, de modo que el lector sepa de donde viene y hacia dónde se dirige la idea y comprenda el contenido de una forma mucho más sencilla.